Polipasto: Que es y Comparativa de Precios

La palabra polipasto puede no sonarnos demasiado cuando la escuchamos por primera vez, y en este sentido, seguro que no sabremos de qué se nos está hablando exactamente. Sin embargo, una vez entendemos el concepto de lo que es un polipasto, encontramos que es un mecanismo de lo más simple.

Por ello, si te interesa saber qué es un polipasto, para qué sirve exactamente, de qué partes se compone y en qué debemos fijarnos en caso de querer adquirir uno, no dudes en continuar leyendo este artículo.

Mejores Polipastos 2017

【COMPARATIVA PRECIOS BARATOS】

¿Qué es un polipasto y para qué sirve?

Muchos no saben lo que significa la palabra polipasto, pero seguro que prácticamente la gran mayoría de personas saben lo que es una polea. Un polipasto no es más que un conjunto de poleas que van unidas por medio de una cuerda. Una de las poleas va unida a una superficie fija, y otra de las poleas es la que se encarga de sujetar el objeto con el que tendrá que funcionar el polipasto.

Por tanto, como podemos comprobar, el concepto de qué es un polipasto es de lo más sencillo. No es más que un conjunto de poleas.

Y, al igual que las poleas, el uso del polipasto es de lo más sencillo. El polipasto sirve, así, para elevar o levantar objetos que son complicados de levantar manualmente o a pulso, por lo que nos ayudamos de un mecanismo que pueda hacerlo por nosotros. Pero el polipasto, al no ser una polea normal sino un conjunto de las mismas, permite elevar el objeto de una manera mucho más sofisticada.

Existen un gran número de combinaciones posibles que pueden hacerse con las poleas. Pueden usarse de 2 a 4 poleas.

Tipos de polipasto            

Existen muchas clasificaciones posibles de los polipastos. Podemos clasificarlas a partir de si se encuentran fijas o si pueden moverse, a partir de si funcionan mediante cuerdas o cadenas, e incluso a partir de si funcionan mediante electricidad o mediante el uso de fuerza humana.

De esta manera, encontramos que hay polipastos que pueden levantar la carga fácilmente empleando la electricidad para ello. En este sentido, al encender el polipasto, la propia herramienta será la encargada de subir la carga o el objeto de que se trate, poniendo en funcionamiento todos sus mecanismos de poleas. En cambio, aquellas que funcionan mediante la fuerza humana, resultan ser mucho más rudimentarias. En estas últimas, serán las propias personas las encargadas de tirar del cable, de la cadena o de la cuerda para que el polipasto pueda ir levantando la carga o el objeto de manera lenta y progresiva.

A su vez, encontramos que los polipastos pueden ser estáticos o dinámicos. Con los polipastos estáticos, nos encontramos con un sistema de lo más normal y convencional. El polipasto permanece en un punto fijo, y solamente se encarga de levantar el objeto o la carga de manera vertical directamente desde el suelo. En cambio, también existen los polipastos dinámicos. Estos se caracterizan por no permanecer en un punto fijo, es decir, que el polipasto podrá moverse a partir de unos determinados brazos o raíles. Ello no solamente permitirá levantar la carga, sino que también permitirá que podamos moverla de un lado a otro. Esto puede ser particularmente útil para determinado tipo de usos.

Por último, tenemos la clasificación que diferencia a los polipastos según empleen cuerdas, cables o cadenas. Evidentemente, el sistema más resistente a posibles rupturas es el de cadenas, pero es también uno que no permite demasiado movimiento. El sistema por cables o por cuerdas permite un mayor movimiento de la carga o del objeto, algo que puede ser particularmente útil para determinados sectores. Sin embargo, para levantar o mover grandes cargas de un peso considerable, sin duda emplear un polipasto de cadenas es la opción más segura.

Partes de un polipasto

Las partes de un polipasto no son nada difíciles de comprender, o al menos aquellas referidas única y exclusivamente al mecanismo básico de un polipasto.

De esta manera, en lo que concierne al mecanismo básico o principal del polipasto, encontramos varias partes. La primera de ellas sería la polea fija, que es aquella que va sujeta a un punto fijo, y es la encargada de soportar todo el peso del objeto que queramos o que estemos tratando de levantar. Posteriormente, encontramos la polea móvil, que es aquella que se encargará de levantar el peso o la resistencia de que se trate.

No obstante, los polipastos no se tienen que limitar única y exclusivamente a tener dos poleas. Como hemos dicho anteriormente, este tipo de herramientas pueden funcionar hasta con 4 poleas. Pero ello no quiere decir que los nombres de las mismas cambien significativamente. De esta manera, podemos usar varias poleas fijas y una móvil o una polea fija y varias móviles. Este tipo de combinaciones tienen unos usos determinados, es decir, obedecen a una lógica específica. Todo depende del tipo de peso que estemos cargando y el material que esté sosteniendo la carga.

Las verdaderas encargadas de hacer el trabajo son las cuerdas. Como ya hemos mencionado, estas cuerdas no tienen por qué ser cuerdas en sentido estricto, sino que podemos encontrar con que hay cuerdas alternativas, como cables o cadenas. Solo sabiendo el tipo de peso que tenemos que levantar y el sector en que nos encontremos, sabremos qué tipo de material tendremos que utilizar, es decir, cuál de ellos se adapta mejor a las necesidades de la situación en particular.

Por último, otra de las partes es la potencia. La potencia no es una parte literal, sino que es aquello que hará que todo el mecanismo funcione, el punto de fuerza. Cuando estamos accionando el polipasto de una manera manual, la potencia que ejerce la fuerza es la persona que esté accionando el mecanismo, pero si lo que tenemos es un polipasto eléctrico, la cosa cambia, ya que encontraremos que tenemos que diferenciar otras partes del polipasto.

Estas otras partes no son demasiado complicadas, y en este sentido no merece la pena detenerse en ellos. Si tenemos un polipasto eléctrico encontraremos que en el interior del polipasto hay un motor, el cual se pone en marcha con un botón de encendido y apagado. Y, cómo no, una toma de corriente para que el polipasto pueda funcionar. Pero todo ello lo encontraremos en un polipasto eléctrico, ya que, si es manual estas partes, sencillamente, están de más

Como podemos observar, las partes del polipasto son de lo más simples, ya que el mecanismo no es para nada complicado.

Comprar polipasto: ¿En qué características hay que fijarse?

En lo que debemos de fijarnos es en el sector de actividad en que nos encontremos, principalmente, ya que ello nos dirá cuál es la carga que tenemos que levantar. En función de las características de dicha y carga u objeto, sabremos qué tipo de polipasto debemos comprar.

Si lo único que tenemos que hacer es levantar objetos de manera puntual, un polipasto estático sería una de las mejores alternativas a tener en cuenta. No obstante, si nos dedicamos a la actividad profesional y ello requiere que la carga deba moverse de un lado a otro, tendríamos que plantearnos el adquirir un polipasto de carácter dinámico.

Además, cabe destacar que la opción más recomendable de compra de polipastos es la adquisición de un polipasto eléctrico. Los polipastos manuales quizá sirvan para levantar objetos pequeños o de poco peso, pero lo cierto es que son un mecanismo que se ha quedado algo anticuado, y su uso es bastante rudimentario. Si lo que estamos buscando es un polipasto para la actividad profesional, adquirir uno eléctrico es lo mejor que podemos hacer. De esta manera ahorraremos tiempo y no gastaremos energías innecesarias.

Por último, dependiendo del tipo de peso que tengamos que levantar habitualmente, convendrá más comprar un cable o una cadena. La cuerda, al igual que ocurre en el caso de un levantamiento manual, es algo que puede dar lugar a un montón de fallos, especialmente si tenemos que levantar objetos de gran peso, puesto que la cuerda puede romperse. En este sentido, si el peso que tenemos que levantar es moderado, un cable puede ser una buena alternativa. Si por el contrario el peso que tenemos que levantar es bastante grande, no podemos dudar en adquirir un polipasto que levante la carga mediante cadenas. Solo atendiendo a este tipo de datos podremos levantar el peso de forma segura.

Deja un comentario