Placas y paneles solares: Guia Completa precios y normativa

Cuando hablamos de energía solar siempre pensamos que es una energía limpia y que no contamina, y es cierto, ahí radican gran parte de sus ventajas frente a otro tipo de energías más contaminantes.

En ciertos países, como, por ejemplo, España va a ser una fuente de energía de la que dependa el sistema de producción en los próximos años dado la cantidad de luz solar que reciben estos países, y si lo piensas, en la Tierra no hay fuente energética que se pueda comparar a la solar.

En este artículo aprenderás que es la energía solar, que son los paneles solares, los tipos que hay y aprenderás los aspectos legales básicos que debes contemplar si quieres instalar tu propio panel solar para abastecerte de energía eléctrica a un precio muy reducido.

 

Mejores Kits Placas Solares 2017

【COMPARATIVA PRECIOS BARATOS】

¿Qué son las placas solares o paneles solares?

Podríamos definir los paneles solares como aquellos dispositivos que captan la energía que procede de la radiación solar y la aprovechan, ya sea obteniendo energía térmica o energía eléctrica. La definición parece simple, no obstante su funcionamiento es más complejo de lo que parece a primera vista.

 

En primer lugar, debemos de hacer una distinción entre los paneles solares térmicos (o colectores solares térmicos) y los paneles solares fotovoltaicos.

 

Paneles Solares Térmicos (o colectores solares térmicos)

 

Colector solar es un dispositivo cuya función es aprovechar la energía de la luz solar convirtiéndola en energía térmica. Dentro de esta categoría podemos distinguir los captadores solares de baja temperatura y los captadores solares alta temperatura.

 

Captador solar de baja temperatura

 

Si hablamos de captadores solares de baja temperatura tenemos que hacer referencia al captador solar plano. Este captador consta de una caja metálica que contiene un fluido que se calienta tras recibir la energía solar y este líquido circula.

 

La luz, como hemos dicho, calienta la placa colectora y por este motivo, se convierte en emisora de radiación de onda larga. El vidrio del captador solar plano deja pasar solo a las luces infrarrojas de más energía por lo que la caja se calienta por encima de la temperatura ambiente.

 

Como ves el sistema es un poco difícil de entender ya que es un mecanismo complejo y que requiere un cierto esfuerzo para su comprensión.

 

En segundo lugar, tenemos que hablar de los paneles de tubos de vacío. En estos la superficie que capta la luz solar se encuentra rodeada por un tubo de vidrio de capa doble. Esto produce una mayor eficiencia energética. Por lo tanto, son más recomendables que los captadores solares planos.

 

Captador solar de altas temperaturas

 

Son los más conocidos y los que todos hemos dado en los libros de texto dado su alto rendimiento en la generación de energía. La base del funcionamiento es muy sencilla; el líquido o fluido se calienta mediante una alta temperatura lograda a través del reflejo de la luz mediante espejos parabólicos.

 

Son muy eficientes, pero requieren unas instalaciones grandes.

 

Hornos solares

 

El nombre técnico más apropiado es el de captadores de muy alta temperatura, sirven para generar energía eléctrica y son muy eficientes. La principal diferencia con lo anteriores es que las temperaturas que se generan son mucho más elevadas.

La temperatura sirve para generar vapor de agua que mueve una turbina y así se transforma la energía cinética en eléctrica. Como puedes ver en este proceso intervienen tres tipos de energía:

-La energía térmica: que se utiliza para calentar el fluido y obtener vapor.

-Energía cinética: del propio vapor que será la que mueva la turbina.

-Energía eléctrica: que se genera tras el movimiento de la turbina.

 

,¿Cómo funcionan los colectores solares?

 

El funcionamiento es el siguiente: Tienen una placa receptora y unos conductos o tuberías que se acoplan a ella. Dentro de estos conductos circula un líquido, el líquido es calentado y luego se le conduce hacia un aparato que intercambia la energía. De esta forma, resulta ser muy sencilla el aprovechamiento de la energía solar.

 

No obstante, pasemos a analizar los paneles fotovoltaicos que son los paneles solares más conocidos para la mayoría de las personas.

 

Paneles fotovoltaicos

 

La principal función de los paneles fotovoltaicos es la obtención de energía eléctrica. Esto se consigue mediante las células fotovoltaicas, las cuales son algo costosas de fabricar debido a la complejidad de las mismas.

 

Estas células para su funcionamiento dependen del denominado efecto fotovoltaico, que fue investigado por Albert Einstein y por el que se le concedió el premio nobel.

 

El efecto fotovoltaico se explica en relación con los paneles solares con el hecho de que la energía solar produce cargas tanto positivas como negativas en dos semiconductores que se sitúan cercanos y esto genera un campo eléctrico. Este campo eléctrico produce energía eléctrica.

 

Normalmente, los paneles solares se fabrican con cristales de silicio o arseniuro de galio. El silicio convierte peor y produce menos energía eléctrica, pero es más barato. Esto se debe a que tiene un uso más industrial que el galio y así logra ser más barato. Es más fácil extraerlo ya que de él depende toda la industria de la microelectrónica (como, por ejemplo, ordenadores portátiles o teléfonos móviles).

 

El silicio puede emplearse en su vertiente monocristaliana, en la policristalina o en la forma amorfa. El que resulta más efectivo es el monocristalino, lo cual tiene su lógica química.

 

¿Qué usos tienen las placas solares y para qué sirven?

 

Las placas solares tienen diferentes usos. Como hemos podido observar el principal es generar energía térmica y energía eléctrica. No obstante, son más conocidos por la generación de energía eléctrica.

 

En los albores de esta tecnología, los paneles solares eran poco empleados debido a que su fabricación era costosa y no convertían igual de bien que ahora. Además, el desconocimiento del efecto invernadero por la población causaba confusión respecto a para que servían.

 

Esta confusión no solo afectaba a los paneles solares, sino al resto de energías limpias. El mundo, al igual que ahora solo que un poco más, dependía exclusivamente del petróleo que parecía ser una fuente que se iba a agotar, pero en mucho tiempo, por lo que para buscar sustitutos se antojaba que era muy pronto.

 

No obstante, el abaratamiento de los paneles solares y el boom informativo que se produjo tras los años 90 con la confirmación por parte de la comunidad internacional del efecto invernadero conllevo a una mayor sensibilidad sobre el tema y a la necesidad de buscar fuentes de energía alternativas al petróleo.

 

Sin embargo, la energía solar todavía era cara y la energía nuclear se postulaba como el sustituto ideal. Accidentes como el producido en Chernóbil o en Fukushima revelaron que pese a ser una energía relativamente limpia, en caso de accidente grave las consecuencias podían ser fatales tanto para el medioambiente como para la especie humana.

 

Fruto de esta preocupación, en el año 200 comenzó a despuntar el uso de energía solar y los paneles descendieron de precio bastante en comparación con las décadas anteriores. España se convirtió en estos años en uno de los países punteros en lo que se refiere a energía solar.

 

No obstante, la energía solar tuvo un retroceso considerable tras la llegada de la crisis económica y en la actualidad se ha estancado la inversión en ella.

 

Esto no implica que, junto a otras energías, como la eólica, se vayan a convertir en una de las energías del futuro por ser energías limpias y que con el correcto desarrollo de la tecnología pueden llegar a ser muy baratas.

 

Respecto a los usos actuales menos corrientes, la energía solar ha tenido un gran impacto en la industria aeroespacial. Sobre todo, en los satélites, ya que sin atmósfera no se pierde tanta energía y el proceso, por tanto, es más eficiente.

 

También, la energía solar nos ha permitido expandirnos en la superficie terrestres a lugares en los que sin ella no podríamos permanecer mucho tiempo. Me refiero, claro está, a aquellos lugares que requieren energía eléctrica y a los que no llega la red eléctrica.

 

En el futuro, uno de los campos en los que debe avanzar la energía solar es en la de los vehículos solares, es decir, vehículos que prescinden de la gasolina y se impulsan únicamente con energía eléctrica que ellos propios generan mediante paneles solares.

 

Otro de los ámbitos en los que se utiliza la energía solar es en el alumbrado de exteriores, por ejemplo, las luces de algunas carreteras utilizan energía solar. Durante el día, se genera le energía eléctrica que será utilizada durante la noche.

 

Además, una de las ventajas de los paneles solares es que se pueden reciclar. Debido a los avances tecnológicos se ha conseguido reciclar el 95% de vidrio y de los materiales de los semiconductores, también de metales que contienen hierro.

 

Desde el año 2010 se producen conferencias anuales en la Unión Europea para avanzar en el reciclaje y en la producción de paneles solares.

 

Tipos de Placas solares

 

Como hemos observado anteriormente, hay diversos tipos de paneles solares, que resultan fundamentales para aprovechar de manera eficiente la energía solar. Si lo que quieres es instalar un panel solar en tu casa, lo más recomendable es que primero conozcas que tipos de placas solares puedes adquirir.

 

Paneles solares termodinámicos: son la solución más popular. Esto se debe al hecho de que tienen un mejor precio, son más versátiles y, además, son más eficientes. Permiten obtener energía solar con independencia del tiempo que haga. La instalación no suele ser cara.

 

Paneles solares térmicos: son más imples, lo cual no implica que no sean buenos. Se calienta una placa solar por la que circula un fluido para lograr obtener, de esta manera, energía térmica.

 

Paneles solares fotovoltaicos: permiten transformar la energía solar en energía eléctrica, de tal forma que nos permiten aprovechar una energía casi ilimitada. Es una energía muy limpia por lo que resulta fundamental para que el ser humano deje de depender de otras energías más contaminantes como el petróleo.

 

Es vital que las placas solares que elijamos se adapten a lo que estamos buscando, equivocarnos puede ser fatal ya que tanto el panel como la instalación suelen ser costosos.

 

¿Que accesorios de Paneles solares puedo comprar?

 

El mejor accesorio para una placa solar es un contador de vatios. De esta manera, puedes contabilizar la electricidad que consumes y así ver tus hábitos de consumo eléctrico.

 

Esta es una gran idea ya que lo que puedes lograr una mayor eficiencia energética porque si sabes lo que gastas y en que lo gastas puedes reducir el consumo.

 

Esta idea casa muy bien con el propio concepto de la energía solar, es decir, lograr emitir menos CO2 a la atmósfera y lograr un consumo más responsable dejando un planeta más limpio y, por tanto, mucho mejor para nuestros hijos.

 

Los contadores te ayudarán a realizar esta función y por lo tanto, ahorrarás incluso más luz. Mucha gente desconoce este dato y es que un panel solar ahorra energía sí, pero también existen medios complementarios para ahorrar más luz aún.

 

Un monitor de energía también resulta ser un buen accesorio, ya que te permite visualizar la producción de la instalación a través de internet ya que el control es mucho mayor porque lo puedes realizar a distancia. Suelen tener una pantalla LCD incorporada para ver los datos de una manera más rápida y son muy fáciles de instalar, eso sí, si no te fías de tu propia pericia lo mejor es que contrates un técnico para instalarlas.

 

– Panel solar 12 voltios: los paneles solares de 12 voltios son aquellos que se componen de 36 células. Son capaces de alimentar una batería de 12 voltios sin necesidad e ningún tipo de regulador, no obstante, esto no es recomendable ya que no podremos saber si la batería ha llegado al final de la carga o no, o cuando se encuentra totalmente descargada.

 

De esta manera, podemos llegar a romper o a dañar la batería por lo que no es muy recomendable esta opción.

 

– Panel solar 24 voltios: Tienen el doble de células que los de 12 voltios, es decir, 72 células enseriadas y pueden alimentar una batería de 24 voltios. Además, hay que señalar que son los más económicos. Esto se debe a que cuando más grande es el panel, más potencia tiene y por tanto, resulta ser mejor la relación precio vatio.

 

– Panel solar Monocristalino: Son aquellos que están formados por un único cristal de silicio, tienen un color azul oscuro uniforme lo cual los hace muy atractivos a la vista. No obstante, no solo son estética, sino que son los mejores para producir energía eléctrica.

 

El único problema que presentan es que su precio es más elevado.

 

– Panel Solar Policristalino: estos están formados por un conjunto de cristales de silicio, lo cual hace que rindan menos que los monocristalinos. El azul es más intenso.

 

La gran ventaja respecto de los monocristalinos es que son más baratos, eso sí, como hemos dicho rinden menos que los monocristalinos.

 

Paneles de silicio amorfo: estos son, sin duda, los más económicos, pero son los que menos rinden.

 

Paneles de conexión a red

 

Las instalaciones de conexión a red están formadas normalmente por paneles solares que son capaces de convertir la energía solar en energía eléctrica. No obstante, esta energía que se genera responde al modelo de corriente continua por lo que es necesaria convertirla en corriente alterna que es el sistema, inventado por Tesla, que usa nuestra casa.

 

Toda la energía que se genera se consume y cuando se necesita más energía eléctrica se coge la misma de la red eléctrica de la compañía de la luz mediante un micro inversor.

 

La conexión a red hace que nunca estemos desprovistos de energía eléctrica y, además, permite un gran ahorro en la factura de la luz.

 

Paneles solares flexibles

 

Sin duda, son la mejor opción a la hora de utilizarlos en superficies curvadas. La flexibilidad y lo que los diferencia de los clásicos paneles solares fotovoltaicos es que el marco en vez de aluminio es de plástico y carece de cristal de seguridad. A pesar de carecer de cristal de seguridad están impermeabilizados contra el agua y también contra el agua del mar.

 

Están formados por células de silicio monocristalinos por lo que, como hemos vistos, son más eficientes que los policristalinos.

 

Respecto a sus ventajas, hay que señalar que tienen un peso menor que el de los paneles convencionales, lo cual mejora el hecho del transporte, por lo que, a priori la instalación será mucho más barata.

 

Además, como hemos dicho, son los únicos que se pueden adaptar a superficies curvas, como, por ejemplo, las que se dan en auto caravanas y en embarcaciones. El grosor es muy pequeño, lo cual es otra ventaja y son muy versátiles.

 

No obstante, no todo iba a ser bueno, la pega o el inconveniente de estos paneles es que son más caros y su producción de energía, aunque más eficiente, es menor ya que solo se suelen fabricar paneles de 12 voltios que es la potencia que necesitan los barcos y las auto caravanas.

 

Las placas solares para agua sanitaria

 

Cuando pensamos en paneles solares para calentar el agua sanitaria lo primero que nos asusta es el precio de los paneles solares, es decir, pensamos que no los vamos a amortizar.

 

Antes de explicar las ventajas económicas, explicaremos el funcionamiento. Este es muy sencillo y se compone de un colector y un depósito en el que se almacena el agua. El agua del depósito circula por el panel del colector donde es calentada por la luz del sol y luego se desvía a, por ejemplo, la ducha en la que va a ser utilizada. De esta manera, podremos obtener agua caliente.

 

Los beneficios directos de contar con este tipo de sistemas es ahorrar dinero. No obstante, tienen otras ventajas:

 

  • Permite que no dependamos de las subidas del precio de la gasolina, luz y gas.
  • No contaminaremos tanto, lo cual nos lo agradecerán nuestros hijos ya que les dejaremos un medioambiente más limpio.
  • El aire estará más limpio al no emitir residuos a la atmósfera, así no tendremos que preocuparnos por enfermedades respiratorias.
  • Genera empleo y permite que la economía se reactive.
  • Reduce la dependencia energética de nuestra casa frente a otro tipo de energías menos limpias.
  • Mejora el valor de la vivienda, viéndose incrementado, de tal manera, que podremos venderla a un precio superior.

Respecto al precio del sistema, hay que tener en cuenta nuestra ubicación, las características de nuestra casa y del sistema que vayamos a adquirir.

 

No obstante, un precio que puede ser considerado como estándar es el de unos 1250 euros por metro cuadrado si el destino es más de una aplicación y de unos 1000 si es solo para ACS.

 

Hay que tener en cuenta que, como regla general, con unos 2000 euros podremos abastecer un sistema que dé cobertura a unas 4 personas.

 

Para mucha gente 2000 euros es un precio caro, y efectivamente, no todos los bolsillos se lo pueden permitir, no obstante, en apenas 5 años habremos recuperado la inversión. Además, no solo hay que tener en cuenta el hecho solo del ahorro económico, también hay que tener en cuenta los beneficios que hemos señalado con anterioridad. Además, la vida útil de estos dispositivos es muy larga, de unos 20 años, por lo que los amortizaremos unas 4 veces.

 

El ahorro en términos económicos es del 70%, pero lo que a mucha gente le preocupa no es ahorrar sino el hecho de poderse quedar sin agua caliente, por ejemplo, por la noche. Por la noche no es un problema ya que el depósito está aislado térmicamente del exterior y, por lo tanto, mantiene el calor.

 

Otro aspecto problemático es que ocurre cuando el día esta nublado o llueve. Obviamente, se generará menos energía, pero algo siempre se generará por lo que no debemos preocuparnos mucho. Si hay varios días con lluvia o niebla tendremos que utilizar la fuente auxiliar que utilizan estos dispositivos como bote salvavidas.

 

Pero esto no suele ser un problema ya que en España hay más de 300 días al año con sol suficiente para calentar el agua, por lo que realmente no es un verdadero problema.

 

Pero claro, surge otra pregunta fundamental ¿Esto significa que en verano o en otra época si hay mucho sol el agua saldrá ardiendo?

 

Esto es un problema que ha sido ya resuelto. Las instalaciones de calidad cuentan con un mezclador termostático que hace que cuando la temperatura es muy elevada esta baje mezclando el agua caliente con agua fría. Como ves el problema se soluciona con facilidad y no da mayores reparos.

 

Si vives en el norte, en zonas como Galicia, te puede surgir la pregunta de si de verdad merece la pena hacer uso de estas instalaciones. Como dato que responde a esta pregunta tienes que tener en cuenta que en países más al norte como Alemania utilizan a diario estos sistemas y el tiempo y las condiciones atmosféricas son menos propicias.

 

El problema que presentan las zonas del norte son las heladas. Para evitar que dañen las placas resulta fundamental utilizar una protección basada en el líquido anticongelante en el fluido que circula por el colector. De esta forma, no se congelará.

 

No obstante, si bien los colectores se pueden instalar en casi cualquier zona geográfica esto no significa que todas las casas puedan contar con uno de ellos. Para que rindan los colectores tienen que estar orientados al sur geográfico, para que incida mejor la luz solar durante todo el día.

 

Sin embargo, aunque nuestra casa esté situada al norte se pueden corregir estos desequilibrios mediante ciertas clases de obras especializadas.

 

Respecto a las piscinas, hay que tener en cuenta que las placas tienen una buena calidad, pero esto no significa que hagan milagros. Gracias a la tecnología en piscinas descubiertas podremos incrementar la temporada de baño desde mayo hasta el mes de octubre.

 

Las placas solares para barcos

 

Si tienes un barco es normal que te encuentres perdido en este tema. Todavía son pocos los barcos que llevan placas solares y lo normal, es que utilicen combustibles derivados del petróleo para su funcionamiento.

 

No obstante, la energía eléctrica nos puede resultar ser muy útil y tiene varios tipos de uso en nuestro barco.

 

En primer lugar, podemos utilizar la energía solar para darle un extra de potencia a la embarcación. No obstante, para ello tenemos que contar con un panel lo suficientemente grande como para que le proporcione la suficiente energía para el motor.

 

Pero sobretodo resulta ser aún más útil para alimentar los dispositivos electrónicos de nuestra embarcación, como podrían ser móviles, la radio, la nevera, la televisión y otros.

 

Otro uso que resulta ser muy útil es usar la energía solar para iluminar el barco, lo cual es muy útil ya que no tendremos que tirar de combustible para alimentar a estos dispositivos.

 

Respecto a la instalación tenemos que tener en cuenta, en primer lugar, si va a ser una buena solución para nuestro barco, ya que a lo mejor resulta ser más conveniente la energía eólica o la hidroeléctrica.

 

No obstante, si nos decidimos por la solar no podemos pensar que esta es costosa. En primer lugar, al tener más alternativas dejaremos de depender en buena parte del precio del combustible, que normalmente, suele fluctuar bastante. En segundo lugar, porque en unos años amortizaremos la inversión y nos saldrá la energía a muy buen precio.

 

También debemos de contar con el hecho de que debemos elegir el tipo de panel solar que nos más nos convenga para nuestra embarcación y sobre todo para el uso que le vayamos a dar.

 

Las placas de 12 voltios nos servirán para un uso esporádico, es decir, no muy frecuente. Las de 24 voltios para un uso más habitual y las placas solares de red de 24 voltios para un uso más intensivo.

 

Eso sí, hay que tener en cuenta que el montaje debe realizarse de tal manera que este optimizado, una muy buena alternativa es instalar paneles rotatorios, así siempre tendremos energía solar en el mejor ángulo posible.

 

Sin duda, la energía solar es una grata experiencia que te permitirá no solo ahorrar, sino contaminar menos y tener una dependencia menor del petróleo.

 

¿Me sale rentable comprar un panel solar? ¿Qué pasa con la factura eléctrica?

 

Esta es la pregunta que muchos usuarios se hacen a sí mismos a la hora de adquirir un panel solar. Muchos están convencidos de que lo quieren, no obstante, su precio hace que se lo piensen. Esto ha sido siempre uno de los mayores obstáculos de la energía solar y el mayor inconveniente.

 

Pese a que efectivamente se produzca un gran ahorro, la gente es reticente a pagar 2000 euros por un ahorro que no verán inmediatamente. Pero este argumento es fácil de contrarrestar, ya que, cuando instalamos un panel solar lo hacemos no solo para ahorrar energía de inmediato, sino con una vocación de perpetuidad. Es decir, no conozco a nadie que quite el panel solar en uno dos años, ya que duran hasta 20 años.

 

Por lo tanto, el ahorro se va a ver. Otra cosa distinta es si realmente merece la pena este ahorro si vamos a cambiar de casa en menos de 5 años que suele ser el periodo de amortización de estos paneles. La respuesta es positiva, ya que producen un incremento del valor de la casa.

 

En lo que se refiere a la instalación de placas solares para ahorrar en la factura de la luz, un estudio de Mirubee establece que puede suponer un ahorro de hasta 150 euros al año en la misma. Es decir, ahorraremos hasta un 24% en la factura de la luz, es decir, casi una cuarta parte de la misma, pese al denominado impuesto al sol.

 

Además, este estudio determina que pese al llamado impuesto al sol es conveniente instalar placas solares ya que solo afectará en un 6%, lo cierto es que, aunque un 6% es desincentivador esto no puede privarnos de disfrutar de las ventajas de la energía de la luz solar.

 

¿De verdad funcionan las placas solares para luz?

 

Sí, y es que a pesar de que tengas muchos detractores, la mayoría fabricantes o consumidores de productos de combustibles derivados del petróleo, estas tienen un muy buen funcionamiento.

 

No se puede negar que es una energía limpia y que cada vez resulta ser más barata. Parte de estas críticas proceden del miedo por parte de los productores de petróleo de que la energía solar destruya la industria petrolera, de ahí las críticas.

 

Pero como decimos es innegable que esta energía, además de ser limpia, es barata y va a ser una de las energías del futuro. En el futuro seguramente dependamos únicamente de la energía nuclear, de la energía eólica, de la biomasa y de la energía solar, con una gran importancia de la energía solar.

 

¿Cuánto puede costar un panel solar o placa solar?

 

En este apartado hablaremos de cuánto puede llegar a costar un panel solar fotovoltaico, costando normalmente entre 600 y 800 euros el metro cuadrado. Además, conforme más metros cuadrados compres el precio se va reduciendo proporcionalmente.

 

No obstante, hay que recordar que los paneles monocristalinos son más caros que los paneles policristalinos o que los amorfos, sin embargo, los monocristalinos tienen un rendimiento mayor.

 

¿Cuántas placas solares necesito para un aire acondicionado?

 

La respuesta a esa pregunta es sencilla: demasiadas. Para ciertos electrodomésticos, como, por ejemplo, un aire acondicionado no resulta rentable tener placas solares. Esto se debe a que tienen mucha potencia y por lo tanto, consumen mucha energía en muy poco tiempo.

 

Esto lo que produce es que las placas no puedan producir en ese corto periodo de tiempo la energía necesaria para lograr que funcione correctamente el aire acondicionado, por lo que se necesitan muchas placas solares y el coste de las mismas resulta ser excesivo.

 

¿Cuántas placas necesito para una vivienda, piso o casa de campo?

 

Para saber cuántas placas necesitas para tu casa, piso o casa de campo se requieren hacer unos cálculos algo complicados, aquí te explicaremos los elementos básicos que necesitas para saber cuántas placas necesitas. Sobre todo necesitas calcularlo bien si la instalación va a ser autónoma.

 

En primer lugar, tienes que conocer cuántas bombillas tienes en casa, el uso de las mismas y su potencia.

 

En segundo lugar, has de aplicar el mismo cálculo para la televisión y para el ordenador portátil o el pc, también para la nevera y para el microondas.

 

Una vez hayas calculado lo que gastas de energía al día, tienes que calcular lo que generan tus paneles al día y multiplicarlo por 0,75 que es el rendimiento real de la instalación.

 

Una vez hayas hecho estos cálculos sabrás cuantos paneles necesitas, no obstante, recuerda dejar siempre un cierto margen de error. Aunque no sea difícil calcularlo siempre conviene acudir a un profesional para que determine con certeza el consumo diario de tu casa.

 

Otro dato a tener en cuenta es el de la radiación incidente durante cada mes del año. No es la misma la radiación incidente de enero que de junio, lo cual va a repercutir en la energía disponible. Recuerda que el peor mes es diciembre. No olvidemos tener en cuenta también la capacidad de los acumuladores sino quieres quedarte sin luz, de repente, cualquier día de estos.

 

Como ves, es un cálculo complejo que merece la pena ser revisado por un profesional, de lo contrario podemos tener serios problemas. No pasa lo mismo con otro tipo de instalaciones que resultan más sencillas de calcular ya que no dependen de las condiciones atmosféricas ni de la radiación incidente.

 

¿Cuantas placas solares necesito para un frigorífico?

 

Un frigorífico suele gastar unos 1000Wh, por lo que hay que buscar el número de placas necesarias para ofrecer la energía eléctrica necesaria.

 

De otra manera puede que nos quedemos sin la potencia necesario y ello puede resultar fatal, ya que perderemos un montón de dinero en volver a comprar los alimentos que se han descongelado. Sin embargo, hay que decir que esta clase de electrodoméstico funciona muy bien con la energía solar, ya que, el consumo es bajo y continuo, a diferencia de lo que pasaba con el aire acondicionado que era alto y discontinuo. Por lo tanto, una placa solar es ideal para esta clase de instalaciones.

 

¿Cuantas placas solares necesito para una bomba de agua?

 

Respecto a las bombas de agua, tenemos el mismo problema que teníamos con el aire acondicionado, que el uso es discontinuo y, además, utilizan mucha energía eléctrica porque son muy potentes.

 

Este pico de energía no puede salvarse con placas solares ya que no están pensadas para ello. La mejor alternativa es utilizar energía procedente del petróleo.

 

Estructuras paneles solares

 

La estructura solar es algo que resulta necesario a la hora de colocar los paneles solares con la orientación y la inclinación adecuadas. Si lo conseguimos el aprovechamiento energético será óptimo, de no conseguirlo estaremos desperdiciando energía solar.

Respecto a las estructuras se pueden utilizar de muchos tipos.

 

Tipos de Estructuras

 

Respecto a los tipos de estructuras, la tendencia que hemos visto en los últimos años es aquella que intenta mejorar el sistema se seguimiento de la posición solar, de esta manera se tienen más horas de luz por lo que el panel genera más energía eléctrica.

 

Esto se debe a que las capacidades de los paneles solares para seguir la luz del sol están obsoletas y se pierde mucha energía solar, lo cual es un retroceso si lo que queremos es que esta energía se utilice cada vez más.

 

No obstante, investigadores de la Universidad de Michigan han llegado a una conclusión y es la necesidad de utilizar el arte japonés del kirigami para mejorar la eficiencia de los paneles solares.

 

Esta nueva técnica lo que pretende es crear una célula solar inclinada con forma tridimensional, de esta forma recibiría luz solar casi todo el día, sin necesidad de variar su posición.

 

De esta forma se pretende acabar con los sistemas tradicionales de seguimiento que son más ineficientes que esta novedosa técnica. No obstante, hasta que deje de ser un prototipo tendremos que hablaros de los tipos de estructura convencionales.

 

Los sistemas tradicionales suelen utilizar estructuras de aluminio, de hierro o de acero. Las de aluminio tienen un montaje más sencillo y el agarre resulta ser más sólido. Tiene un menor peso y el mantenimiento es menor.

 

Las de aluminio, por tanto, debido a sus ventajas son las más utilizadas ya que también son más fáciles de transportar. Sin embargo, las estructuras de hierro se utilizan para aquellos paneles de diseño especial o aquellos que se fijen en paredes verticales.
No obstante, pese a lo anterior, para determinar qué tipo de estructura es la mejor para nuestra instalación solar hay que realizar primero una evaluación del sitio en el que va a colocar la misma. Obviamente, el sitio más cómodo y el más habitual es el tejado.

 

Dentro de los tejados la ubicación necesaria es aquella que dé al sur y que tenga una inclinación de unos 30 a 35 grados. Así podremos instalar una estructura coplanar sin tener que realizar ningún tipo de modificación, por lo que nos saldrá todo más barato.

 

Si nuestro tejado no cumple esos requisitos siempre podemos utilizar las estructuras regulables que se adaptan mejor a medios hostiles. Son más frecuentes en superficies planas, cubiertas y terrazas y permiten adaptarse de manera óptima al ángulo de incidencia de la radiación solar.

 

No obstante, hay que tener en cuenta que en el sur se necesitará una inclinación mayor que en el norte ya que el Sol marca una circunferencia más alta puesto que se encuentra más cerca.

 

Respecto a la disputa de si es mejor colocar los paneles de forma vertical u horizontal no resulta ser relevante, esto se debe a que lo importante es que estén orientados al sur y tengan la inclinación adecuada y necesaria.

 

Sin embargo, hay que tener en cuenta que, si vives en Latinoamérica, en el hemisferio sur, la orientación varia y es que la norma de ponerlas orientadas al sur solo es así para el hemisferio norte.

 

Kit placas solares: ¿Qué debemos saber sobre los kits que se venden en Internet?

 

Lo primero que debes saber es que al comprar un kit solar estarás muy ilusionado, esto es así. A todos nos parece mágico como se transforma la energía solar, una energía que apenas sentimos, en energía eléctrica. No es lo mismo, por ejemplo, que con la energía hidroeléctrica.

 

No obstante, más que desconfiar de los kits que venden en internet debemos de desconfiar de nuestra propia pericia ya que con casi total seguridad es la primera vez que adquirimos uno de estos kits.

 

De esta forma, no nos decepcionaremos con la energía solar que como hemos visto tiene una serie de grandes ventajas y podremos aprovecharla al máximo.

 

En primer lugar, y como hemos insistido en el punto anterior la placa solar debe recibir sol todo el día y para que esto sea posible debe estar orientada al sur, con un distinto ángulo de inclinación en verano y en invierno.

 

En segundo lugar, la placa solar debe estar limpia, de tal forma que puedan recibir las células la luz solar de una manera adecuada y eficiente.

 

En tercer lugar, tenemos que tener en cuenta que un kit solar nunca puede ser un sustituto de una instalación más profesional. Por ello, el rango de temperaturas que resisten es peor, entre 50 y menos 20 grados. Aunque no es un factor relevante, mientras no vivamos en Siberia o en el Sáhara, pero conviene saberlo.
Los kits solares soportan la lluvia, pero el botón de apagado o encendido no, por lo que mantenlo al margen del agua.

 

Por último, hay que tener en cuenta que la batería es el punto débil de estos dispositivos en el sentido de que pueden tener una vida muy corta si no se utilizan de la manera adecuada.

 

¿Qué dice la normativa sobre los paneles solares? ¿Voy a tener subvenciones o me van a multar?

 

Como colofón a esta completa guía acerca de la energía solar y de los paneles solares, hablaremos acerca del marco legal en España para que no tengas ningún problema.

 

Lo primero que tenemos que señalar es que la regulación legal se encuentra definida, principalmente, por el Real Decreto 1/2012 que aprobó el Partido Popular. Este Real Decreto propició un fuerte retroceso en el desarrollo de la energía solar fotovoltaica, agravando la crisis del sector que comenzó en el 2010.
No obstante, el remate definitivo al sector solar se produjo con el denominada impuesto al sol contra el que se manifestaron numerosos grupos, entre ellos, ecologistas.
Esto significa que la persona que tiene placas y genera su propia electricidad deberá pagar más que antes. Esto se debe a que cuando utiliza la red eléctrica para satisfacer sus demandas energéticas debe de pagar los peajes de transporte y distribución en la medida que usa la red eléctrica. Lo contrario, argumenta el ministro Soria, sería una subvención. El problema es que también pagan cuando los paneles solares están funcionando, es decir, cuando no usan energía de la red eléctrica.
De esta forma, se van a cobrar unos 9 euros más IVA al año por kw, lo cual hace muy difícil que tener placas solares resulte rentable. Esto no funciona así en otros países.Respecto a las multas, el único problema que podemos tener es si no nos damos de alta para el pago del peaje de respaldo. De hecho, las multas pueden llegar a los 60 millones de euros.
En conclusión, y como hemos podido observar a lo largo de esta guía la energía solar resulta ser muy eficiente, resulta ser barata y entre otras virtudes hay que destacar que es una energía limpia y que no contamina apenas. Pese a las medidas del gobierno sigue siendo una buena idea instalar placas solares para lograr una mayor autonomía y no sufrir las subidas del precio de la luz, que son cada vez más habituales.

 

Deja un comentario