Guia para comprar una Cizalla

Probablemente muchos de nosotros hemos escuchado alguna vez en nuestra vida la palabra cizalla. Pero muchas personas, a día de hoy, siguen sin saber exactamente qué es una cizalla, especialmente si no suelen tratar con este tipo de herramientas alguna vez en la vida, o en su día a día.

Por ello si quieres saber lo que es una cizalla, para qué puede servir, sus partes, y en qué debemos fijarnos si queremos adquirir una cizalla, no dudes en continuar leyendo el artículo.

 

Mejores Cizallas 2017

【COMPARATIVA PRECIOS BARATOS】

¿Qué es cizalla y para qué sirve?

Una cizalla no es un mecanismo que nos sea para nada ajena. Es más, seguro que muchos de nosotros hemos tenido la oportunidad de entrar en contacto con una cizalla o de ver una alguna vez, aunque quizá no nos hayamos percatado de ello. Una cizalla no es más que una herramienta que nos permite cortar un gran número de superficies las cuales no ofrecen demasiada resistencia, como plástico, láminas que no sean demasiado gruesas, cartón o papel.

De esta manera, es bastante habitual observar cizallas en algunos talleres y en la gran mayoría de las papelerías o copisterías que hay, en las imprentas, etc. Esto se debe a que la cizalla es una herramienta que, realmente, hace las veces de una tijera, pero al tener una mayor envergadura y una mayor fuerza, es capaz de cortar superficies más gruesas o materiales más resistentes. Al tener un uso tan útil, es muy frecuente que podamos encontrarlo en un gran número de establecimientos, pero también es bastante normal encontrar una cizalla en bastantes hogares.

¿Para qué sirve la cizalla?

La cizalla, como muy bien expone su definición, y como bien hemos explicado anteriormente, sirve para cortar superficies no demasiado gruesas de determinados materiales. Realmente la cizalla hace las veces de unas tijeras, pero puede cortar superficies de un grosor mucho mayor, es decir, de materiales que ofrecen más resistencia que los que podríamos cortar con unas tijeras normales.

Esto no quiere decir que la cizalla pueda cortar cualquier tipo de superficie, ya que tiene un grosor máximo a partir del cual ya no podremos cortar nada con la cizalla. Sin embargo, es cierto que es bastante útil para cortar algunas cosas que normalmente no podríamos cortar. Por ello es bastante frecuente encontrarla en los lugares que antes hemos descrito.

Tipos de cizalla

Dentro de las cizallas, podemos encontrar una gran variedad de ellas, pero todas pueden englobarse dentro de dos grupos bien diferenciados. De esta manera, podemos encontrar cizallas manuales, y cizallas automáticas.

Diferencia entre las cizallas manuales y automaticas

De esta manera, las cizallas manuales tendrán que ser accionadas por alguna persona cada vez que se quiera cortar algo. En cambio, las cizallas automáticas se encuentran cortando la gran parte del tiempo sin que haya nadie que tenga que accionar el mecanismo cada vez que se desee cortar algo. Simplemente se pone en funcionamiento la cizalla cuando queramos que esta realice su trabajo, y en poco tiempo obtendremos cortado el material deseado.

Dentro de las cizallas manuales podemos encontrar una serie de cizallas con usos diferentes, y lo mismo ocurre dentro de las cizallas automáticas. Sin embargo, hay una diferencia sustancial. Y es que dentro de las cizallas automáticas podemos encontrar una segunda clasificación, dentro de la cual ya podemos encontrar englobadas todas las cizallas específicas.

Cizallas manuales

Las cizallas manuales, como ya hemos dicho anteriormente, son aquellas que requieren de la acción de una persona para poder cortar el material deseado. En este sentido, podemos encontrar que el material que pueden cortar es bastante fino. Con ellas podremos cortar ramas de árboles pequeños, láminas de metales que no sean demasiado gruesas, e incluso telas con una precisión bastante grande.

Dentro de las cizallas manuales podemos encontrar cizallas como la esquiladora, la cizalla de metal, las podadoras, o las mandíbulas de vida. Esta última es de carácter hidráulico, y se emplea solamente para aquellas labores destinadas al rescate de personas que, por ejemplo, hayan quedado atrapadas. El resto de cizallas, como podemos observar, no tienen un uso demasiado profesional. Por supuesto que pueden usarse para determinado tipo de trabajos, pero son cizallas que fácilmente podremos encontrar para uso doméstico.

No podemos encontrar muchas más cizallas que podamos englobar dentro de la categoría de manuales. La mayor parte de ellas se encuentran dentro de las cizallas automáticas.

Cizallas automáticas

Las cizallas automáticas no necesitan de la acción de ninguna persona para poder cortar. La única acción que necesitan es la de su puesta en marcha para realizar el trabajo que tienen que realizar. Este tipo de cizallas sirven para cortar todo tipo de superficies, ya sean superficies más finas o aquellas que sean un poco más gruesas.

Dentro de las cizallas automáticas podemos encontrar las cizallas de rodillos, y las más conocidas, las cizallas de guillotina. Las cizallas de rodillos son aquellas que cortarán a partir del movimiento que hacen dos ejes, mientras que las cizallas de guillotina cortarán a partir de la caída de una cuchilla.

Dentro de las cizallas de guillotina encontramos las cizallas hidráulicas y las cizallas mecánicas, y son las que más conoce todo el mundo. Son estas las que solemos ver en todo tipo de papelerías, copisterías o imprentas y que se encargan de cortar grandes montañas de papel o cartón. Por supuesto, también pueden cortar otro tipo de materiales como láminas de plástico o algún tipo de metal que no sea demasiado duro.

Partes de una cizalla

Las partes de una cizalla son casi siempre las mismas. Pero nosotros vamos a centrarnos en explicar cuáles son las partes más básicas de una cizalla de guillotina, ya que es aquella que a prácticamente la gran mayoría de personas se nos viene a la cabeza al escuchar la palabra ‘’cizalla’’.

En primer lugar, tendríamos, cómo no, las cuchillas. En cuanto a estas cuchillas, que sirven única y exclusivamente para cortar el material de que se trate, encontraremos la cuchilla móvil, la cual se desplazará para poder cortar el material, y la fija, que sirve también para cortar en caso de que no exista esta última cuchilla móvil. Posteriormente, tenemos la mesa, que es esa parte de la cizalla sobre la que se apoyará el material que se quiera cortar.

Tras este tipo de materiales, tampoco quedan muchos más materiales que entrar a analizar, ya que el mecanismo de la cizalla no podría ser más simple. Otro tipo de partes que podríamos destacar son la pieza de accionamiento, que es aquella destinada a que la cizalla se ponga en funcionamiento. Puede ser un botón, una palanca, etc. Posteriormente podríamos encontrar el pisón, que es aquella encargada de unir las cuchillas al material una vez las cuchillas han bajado para poder cortar.

Comprar una cizalla. ¿En qué características hay que fijarse?

A la hora de comprar una cizalla, es muy importante saber qué tipo de materiales vamos a querer cortar. Como hemos especificado anteriormente con los tipos de cizallas que existen, es bastante relevante saber si vamos a darle a nuestra cizalla un uso más bien casero, o si por el contrario el uso que debemos darle es de carácter más profesional. Y, realmente, estos serían los únicos factores que tendríamos que tener bien en cuenta a la hora de adquirir una cizalla.

De esta manera, no debería ser demasiado complicado escoger entre una cizalla manual o una automática. Solamente tenemos que atender al tipo de material que estamos habituados a cortar. De nada serviría gastar grandes cantidades de dinero en comprar una cizalla automática si solamente queremos cortar objetos como árboles, telas o pequeños materiales. Por el contrario, si vamos a cortar grandes cantidades de papel o metales y plásticos más gruesos, adquirir una cizalla manual y no automática puede ser insuficiente, por no decir que lo más seguro es que no nos sirva para nada.

Usos domésticos de esta herramienta

Si lo que vamos a cortar normalmente son pequeñas cantidades de papeles, telas para poder confeccionar vestidos, pequeñas ramas de árboles o setos, e incluso pequeños materiales para soldar, la adquisición más inteligente es una cizalla automática. Este tipo de cizallas son incapaces de soportar grosores más bastos o materiales más pesados, pero pueden hacer cortes perfectamente en este tipo de materiales de los que acabamos de hablar.

Es por ello por lo que, si queremos cortar otro tipo de materiales que constituyan un esfuerzo mayor para nuestra cizalla automática, la adquisición no habrá sido del todo inteligente. Aunque podamos sacarle algún uso a la cizalla manual, le estaríamos pidiendo más trabajo del que es capaz de soportar, y en este sentido habría sido una compra totalmente inútil, por lo que tendríamos que gastar dinero en comprar una cizalla automática, y más concretamente, una cizalla de guillotina.

Usos más profesionales de la Cizalla

Por el contrario, si queremos darle un uso más profesional a la cizalla, lo más conveniente sería adquirir una cizalla automática. No solamente es más cómoda, sino que podemos pedirle un trabajo bastante más exigente que a la cizalla manual. La cizalla automática funcionará una vez accionemos su mecanismo, y ella misma será la encargada de cortar el material deseado. En este sentido, estaremos ahorrando tiempo y esfuerzo, algo ideal en el ámbito del trabajo.

De esta manera, si queremos cortar grandes cantidades de papeles o cartones y plásticos o metales con algún tipo de uso industrial entre otros, la opción más inteligente es hacernos con una cizalla automática, dado que la adquisición de una cizalla manual nos será inútil. Estaríamos pidiéndole a nuestra cizalla un trabajo que, sencillamente, no podría realizar. Pero cuidado, si no vamos a trabajar con este tipo de materiales, no debemos adquirir una cizalla automática.

Deja un comentario