Carretillas: Que son y Comparativa de Precios


Todo el mundo sabe lo que es una carretilla. Inmediatamente, al escuchar la palabra carretilla, todos podemos imaginar lo que es y dibujar una de ellas en nuestra cabeza. Las carretillas son algo que todos en algún momento de nuestra vida hemos tenido la oportunidad de poder ver e incluso utilizar.

 

Sin embargo, si te apetece saber más acerca de sus posibles utilidades, de los posibles tipos que puede haber, de sus partes, o de en qué debes fijarte a la hora de adquirir una carretilla, no dudes en continuar leyendo este artículo.

 

Mejores Carretillas 2017

【Comparativa Precios】

¿Qué es una carretilla y para qué sirve?

Una carretilla es sencillamente una herramienta que sirve para transportar cosas dentro de ella, una especie de vehículo que sirve para llevar cosas hacia algún lugar. Para poder llevar este tipo de cosas, sin embargo, es necesaria la acción de una persona o de un operario para poder realizar este transporte con éxito. Es decir, que no existen las automáticas como concepto que se haya llevado a la realidad.

No puede decirse mucho más acerca de lo que significa una carretilla, ya que todo está dicho. Acerca de sus utilidades, pueden deducirse a la perfección y en toda su plenitud de la misma definición. Lo único para lo que puede servirnos es para transportar de un lado a otro lado objetos que normalmente son demasiado pesados o aparatosos como para portarlos a pulso. Sin embargo, dependiendo del tipo de carreta que nos encontremos, podemos encontrar que sus utilidades son más idóneas para unas cosas que para otras. Si quieres saberlo bien, sigue leyendo el artículo.

Tipos de carretillas

En cuanto a los tipos, hay que decir que la única diferenciación posible con respecto a las mismas es en el tipo o cantidad de ruedas que se le pone al cuerpo.

 

De esta manera, encontramos la carretilla que posee solamente una rueda. Esta es la tradicional y la más conocida. Solamente posee una rueda, y es bastante frecuente poder verla en las casas, en obras de edificios que estén construyéndose, etc. Posteriormente, podemos encontrar las  que poseen dos ruedas. Este tipo de carretillas ofrecen un mayor equilibrio y, en este sentido, es más fácil poder transportar las cosas. La comodidad que ofrece una carretilla de dos ruedas es algo que no ofrecen las carretillas tradicionales.

Sin embargo, también podríamos hacer otro tipo de diferenciación basándonos en el tipo de cuerpo que tiene la carretilla, aunque esta diferenciación no es tan importante como la anterior. Esta diferenciación consiste en observar de qué material está hecho el recipiente en que meteremos el objeto que debemos transportar. Este puede estar hecho de plástico o de metal principalmente.

 

Usos según el tipo de carretilla

El uso más idóneo que podemos darle a nuestra carretilla depende directamente del número de ruedas que posea. Es por ello que la diferenciación hecha a partir de las ruedas de las carretillas es mucho más importante que el que podamos hacer tomando como referencia el cuerpo en sí de la carretilla.

De esta manera, si la carretilla que poseemos tiene una sola rueda, podremos transportar cosas que no tengan demasiado peso. Por ello es bastante frecuente verla en obras o en las casas que tengan jardines grandes. Esto se debe a que las cosas que deben transportarse pesan bastante, pero son demasiado aparatosas como para llevarlas a pulso. Sin embargo, no encontraremos que el peso es excesivo, dado que las carretillas de una sola rueda suelen perder bastante el equilibrio si son sobrecargadas.

 

Las carretillas de dos ruedas, en cambio, están hechas principalmente para agilizar el trabajo que puede hacerse sobre materiales que normalmente deben amontonarse. De esta manera, es bastante común encontrarla en supermercados, en grandes almacenes, o en polígonos industriales. Esto se debe a que su función principal es cargar grandes cantidades de cajas o de productos u objetos almacenados.

 

Partes de carretillas

Las partes son bastante diferentes, ya que una carretilla de una sola rueda es muy poco parecida a una de dos ruedas.

 

De esta manera, las partes de una de una rueda serían, simplemente, los mangos, la rueda, y el cuerpo. Solamente podemos encontrar estas partes, lo cierto es que la carretilla de una sola rueda no tiene muchas más partes que se puedan analizar.

 

En cambio, la de dos ruedas tiene muchas más partes. Ello se debe a que son auténticos vehículos de porte de mercancía, productos u objetos, y en este sentido la fuerza humana no podía levantar tanto peso. Por ello, suelen ser máquinas bastante mecánicas. La parte más importante de la carretilla de dos ruedas son los brazos, los cuales sostienen todo el peso de la carga. Estos brazos se elevan a través de una pasarela vertical colocado en la de dos ruedas, pues si la carga quedase a ras de suelo, la carretilla no podría moverse. De esta manera, es importante que el pesado material se eleve del suelo.

Otra parte importante son, precisamente, las ruedas. Este tipo de máquinas son mecánicas, por lo que funcionan a través de un motor que requiere de un combustible específico, como la gasolina. Esto sería otra de las partes de la carretilla de dos ruedas. De esta manera, el motor se encargará de darle potencia a la máquina, la cual se moverá gracias a sus ruedas. Solo de esta manera es posible transportar la carga de un lado a otro.

Finalmente, la otra parte importante es la cabina de control. esta consta de un pequeño sillón para que el operario o la persona encargada de la carretilla de dos ruedas pueda manejarla de manera cómoda y con visibilidad suficiente. En esta cabina también podemos encontrar el volante, una parte necesaria para poder dejar la carga exactamente en el punto que se desee.

Como podemos observar, las partes de una y de otra son muy diferentes, y ello solamente se debe a la precisión que debe existir a la hora de dejar la carga, y cómo no, al peso y magnitud de la carga en concreto.

 

Comprar carretillas: ¿En qué características hay que fijarse?

Es evidente, como ya habremos podido deducir del conjunto del artículo, la que escojamos tiene que ver directamente con el sector en que nos encontremos. De esta manera, parece perfectamente lógico pensar que, si vamos a darle un uso doméstico o profesional poco exigente, no deberíamos plantearnos comprar una carretilla de dos ruedas, mientras que, si vamos a cargar un material tan específico como montones de cajas, la de una rueda se queda muy corta.

Es decir, si vamos a usar la carretilla de una manera doméstica o para algún tipo de obra, esta puede cumplir perfectamente con el cometido de transportar objetos de un lugar a otro, sin que tengamos que pensar en ningún momento que su uso se ha quedado anticuado o que la carretilla de una rueda es una herramienta rudimentaria. Hoy en día podemos ver que siguen comprándose grandes cantidades de carretillas de una sola rueda y que su uso es de lo más extendido.

 

Por el contrario, y ya en un plano mucho más laboral, si estamos en el caso de un supermercado o de algún tipo de almacén, lo más lógico sería adquirir una carretilla de dos ruedas, ya que el uso de una carretilla de una rueda, si bien puede transportar cajas y grandes cantidades de mercancías, haría el trabajo mucho más lento.

Por ello, en lo que deberíamos fijarnos a la hora de decantarnos entre una u otra es en el sector en que nos encontremos.

Deja un comentario